Historia

Donación y trasplante de órganos.

El vertiginoso desarrollo tecnológico dentro y fuera de la medicina, junto a un aumento de la expectativa de vida, con un progresivo envejecimiento de la población ha llevado a un predominio de enfermedades crónicas por un lado, a la utilización de alta tecnología por otro y a buscar nuevas alternativas terapéuticas como los trasplantes de órganos.

El trasplante constituye hoy en día, la mejor y en muchas ocasiones la “única” alternativa para aquellos pacientes que se encuentran afectados en las que existe un daño “irreversible” de algunos de sus órganos o tejidos.

Para utilizar este tipo de terapéutica es preciso, la existencia de un sistema de obtención de órganos y tejidos perfectamente estructurados, a fin de conseguir efectuar el mayor numero de trasplantes y así disminuir en lo máximo posible, las distintas listas de opera.

El tiempo promedio de espera, para estos pacientes en lista de espera renal es de cinco (5) años en el territorio nacional.
En nuestra provincia, los ciento cuarenta (140) pacientes que se encuentran en lista de espera para trasplante de riñón, el promedio de espera casi se duplica.
Para que este proceso se cumpla, es imprescindible que se incremente la “donación de órganos".

Los pacientes que esperan por un riñón, tienen esta posibilidad de vida por la existencia del “riñón artificial”, aparto de hemodiálisis en el cual se deben “conectar a la maquina” cuatro horas por día, DIA por medio, que entre el viaje de ida y vuelta al domicilio, conexión y desconexión se hacen ocho horas, o sea, pierden un día, DIA por medio.

Agregado a esto que le produce: anemia, pérdida de sangre, (rotura de glóbulos rojos), falta de hormonas, disminución de crecimientos en los niños, perdida de peso, presión baja, etc.
Toda estas condiciones que no le permiten una calidad de vida óptima.

Los que esperan por trasplantes de hígado, pulmón o corazón, no tienen esa suerte por no existir aparatos artificiales que suplan la función de estos órganos, por lo tanto si no se trasplantan, mueren. Seis a ocho de cada diez pacientes que esperan un trasplante de algunos de estos mueren en la espera por falta de donantes.

Los motivos de esto, están centrados (cuadros 2 y 3), los pocos órganos donados en la región noroeste del país (Jujuy – Salta – Tucumán), en donde los riñones donados en esta, son implantados en pacientes en toda la región.

Muerte Cerebral

Desde la aparición de los respiradores a partir de epidemia de poliomielitis en Dinamarca a principios de la década del 50, surge la “muerte cerebral o encefálica”, en donde como su nombre lo indica, se encuentra “inactividad total e irreversible” de los hemisferios cerebrales y troncos cerebrales; en donde la actividad cardiaca se mantiene, debido a que estos aparatos (respiradores) suministran oxigeno y movilizan los pulmones.

Antes de esto, las causas que llevaron a la muerte cerebral (accidentes de transito, traumatismos cráneo encefálico, hemorragia cerebral, etc.), al producirse el paro respiratorio se acompaña a los pocos minutos (un minuto a tres minutos) del paro cardiaco.

la creación de las salas de emergencias y terapia intensiva llevaron a una mayor eficacia eficiencia en la atención de los enfermos graves, con marcada disminución de mortalidad; pero a pesar del tratamiento algunos de estos enfermos evolucionaban al estado de “muerte cerebral”.

Los comités de ética y bioética de las universidades de estados unidos y Europa estudiaron, analizaron y evaluaron esta nueva situación clínica, concluyendo luego de larga deliberaciones y seguimientos de estos casos en la “irreversibilidad” de esta situación; avalada además por los estudios de electroencefalografía en donde sé objetivizaba la ausencia total e irreversible de reactividad eléctrica cerebral, certificando de esta forma él diagnostico de “muerte cerebral”.

Cronológicamente se comenzaron a desarrollar en el mundo los trasplantes: renales ha mediado de los 60 y el primer trasplante cardiaco con donante cadavérico en Sudáfrica en 1968.

La experiencia por un lado, el aumento de las donaciones por otro y la aparición de nuevas drogas inmunosupresoras (para evitar rechazos), mejoraron notablemente la sobrevida, como así también la calidad de vida de los pacientes trasplantados hasta tener una vida totalmente normal.

Por lo que la desproporción oferta / demanda sé continuo acentuando, ya que las listas de pacientes en espera para trasplantes sé continúan incrementando a pesar del aumento de donaciones y el mayor numero de pacientes trasplantados.

Para revertir esta situación, es necesaria la existencia de programas de trasplantes de los diferentes órganos y tejidos, que aporten a la sociedad solución para este grupo de enfermos.

Para este proceso se cumpla es imprescindible el incremento de la procuración de órganos y tejidos mediante las “donaciones.”

Aspecto Legal

En nuestro país, desde la creación del CUCAI en 1977, se ha caracterizado por un muy bajo promedio de trasplantes cadavéricos por año, en revelación a su población.

Debido a ello, se creo el INCUCAI (Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implantes) por Ley 23.885 que funciona en el ámbito de secretaria de salud dependiente del ministerio de salud y acción social.

A partir de marzo de 1993 se produjo la Ley Nacional nº 24.193 la cual amplia los alcances de las anteriores resoluciones y legisla sobre donación, trasplantes de órganos y materiales anatómicos cadavéricos, actos de disposición, prohibiciones, servicios y establecimientos profesionales y procedimientos judiciales especiales.

La Ley establece que solo se puede ablacionar (extraer) los órganos de una persona fallecida.

Puntualiza los pasos diagnósticos a seguir para certificación de la muerte cerebral.

Para la donación de órganos de familiar vivo relacionado, también esta contemplado con criterio muy estricto respecto de la ética y a la ciencia de acuerdo O.M.S. aceptando únicamente familiares directos: padres, hermanos, esposos e hijos.

También se pone en marcha un plan de regionalización a fin de favorecer la “coordinación”, clave del éxito en un operativo de trasplante dependiendo la región noroeste (Jujuy-Salta-Tucumán) de esa ultima.

La ausencia del reconocimiento de los potenciales donantes por parte del INCUCAI y sus regiones por falta de denuncias del coma IV, llevo a los legisladores a incrementar las sanciones penales y económicas a los profesionales, quienes se hacen posibles por incumplimiento de la legislación vigente (Ley 24.193).

Por Decreto del Poder Ejecutivo de la Provincia de Salta, faculta al ministerio de salud publica como autoridad para la aplicación de la Ley Nacional nº 24.193 en todo el territorio y se crea el CUCAI-Salta por Ley Provincial nº 6742 el 07/07/94.